martes, 24 de julio de 2007

Pequeña

Qué pequeña,
qué frágil.
Tanto que el Universo entero,
insondable,
necesita explicarse en su sonrisa.

Qué pequeña,
casi mágica.
Tanto que mis manos,
torpes y rústicas,
parecen no poder con su delicadeza.

Pero si vino a poner una línea,
una donde la vida se empieza a mirar, asombrosamente,
desde otro sitio.

Pero si trajo consigo lo inexplicable,
porque quién entiende como la vida se hace, nace,
y crece victoriosa.

Tan pequeña,
tan bella.
Tanto que mi poema,
éste que vive en mi boca,
es tan sólo para ella, la dulce Abril.

Tio Juan

2 comentarios:

M Pau dijo...

Lindísimo!!!! Gracias por quererla tanto!!!

vanesa dijo...

hermoso juancho muy dulce